SAN NICOLÁS

Ante el cierre de los comedores escolares: militarización de las calles y migajas para los pibes

Frente a la pandemia del Coronavirus y la cuarentena obligatoria dictada por gobierno nacional, los comedores escolares han cerrado hasta el 1° de abril. Ante esta crisis el Estado envió bolsones que son insuficientes para que niños y niñas, jóvenes y sus familias puedan sobrevivir los 10 días de cuarentena que restan.

Sábado 21 de marzo | 18:31

Esta semana las escuelas y jardines de nuestra ciudad que cuentan con comedores o desayunos y meriendas reforzadas, como en el resto de la provincia, han entregado los insumos con los que cuentan a las familias de los estudiantes. Como bien sabemos, los comedores en muchísimos casos son la comida del día, pero desde ayer debido a la cuarentena obligatoria los comedores cerraron y se entregaron bolsones de alimentos a las familias. Bolsones que no cubren las necesidades alimenticias ni de nutrición de nuestros estudiantes. La mayoría de las madres y padres de estos chicos trabajan en condiciones precarias, en negro, son vendedores ambulantes, que salen cada día a ganarse el mango para poder darles de comer a sus hijos y hoy se encuentran en una situación aún más complicada debido al aislamiento social impuesto por el gobierno nacional.

Las y los docentes estamos llevando adelante los proyectos de continuidad pedagógica, pero nos preocupa mucho más cómo harán para enfrentar esta cuarentena. Nos preocupa que tengan sus necesidades alimenticias y de nutrición cubiertas y que sus necesidades básicas no sean más vulneradas de lo que ya son habitualmente.

Quienes conocemos la realidad cotidiana de las familias de los pibes que asisten a las escuelas y los comedores de los barrios, sabemos también que los sectores populares son siempre los más castigados frente a escenarios de emergencia sanitaria y humanitaria. A eso se le suma que, como vemos en estos días, la primera y más inmediata respuesta del Estado ante la catástrofe es la militarización de calles, rutas y barrios de emergencia. Los medios, alineados con el discurso de unidad nacional avalan que las fuerzas de “seguridad” ordenen las calles y que nadie salgo si no es por motivos esenciales, pero nada dicen de la realidad de las familias enteras sin trabajo registrado o que viven de changas, un enorme porcentaje de la población que asiste a la escuela pública.

Te puede interesar: En Escobar faltan viandas y algunas escuelas cerraron los comedores escolares

Desde la Agrupación Docente La Marrón PTS e independientes en el Frente de Izquierda nos negamos a dejar en manos del Estado, sus fuerzas represivas y los grandes empresarios las decisiones frente a esta pandemia. A su vez, nos proponemos la autoorganización junto a la comunidad y en coordinación con otros trabajadores conformando Comisiones de Seguridad e Higiene para enfrentar esta crisis y exigimos a los sindicatos que abran sus puertas mientras las escuelas permanecen cerradas y se pongan al frente de la exigencia y organización junto con las comunidades educativas para garantizar la asistencia a las familias de los pibes en los barrios precarizados.

Por otra parte, planteamos la necesidad de que se lleve a cabo un plan sanitario integral, que implique la realización de tests masivos para detectar los posibles focos de contagio. Pero los anuncios del gobierno no incluyen recursos para eso. La posibilidad de realizar test de forma rápida en la población en general, y en particular para los trabajadores que no pueden abandonar sus puestos de trabajo, es una medida fundamental para combatir la pandemia.

Te puede interesar: El testeo masivo: una necesidad urgente para enfrentar seriamente el coronavirus







Temas relacionados

Comedores escolares   /    Agrupación Marrón   /    Docentes   /    Provincia de Buenos Aires   /    Educación

Comentarios

DEJAR COMENTARIO