Mundo Obrero

PARITARIAS DE MISERIA

Negociación en la UOM: Caló lo volvió a hacer

Un kilo de yerba será el nuevo salario que recibirán los metalúrgicos por el 2020, pero en el 2021.

Luciano Molina

Trabajador de Acindar - Referente del PTS

Miércoles 2 de diciembre de 2020 | 18:45

El 2020 aún no se termina y dejó un lugarcito para otra entregada más del "compañero Caló". Es así que ayer nos enteramos por varios medios que la UOM firmó un acuerdo salarial con varias cámaras empresarias, las mayoritarias: aún falta la cámara Argentina del acero, los grandes popes del acero Siderar, Siderca y Acindar encuadrados en la rama 21.

La paritarias de la UOM vencen el 31 de marzo de cada año, es en ese momento donde empiezan los tire y afloje entre el gremio y las cámaras empresarias. Hace muchas décadas que son más los "afloje" que los "tire", por este motivo el salario de un trabajador o una trabajadora metalúrgica ha quedado al límite de la línea de indigencia. Sos metalúrgico, pero pobre. La constancia para cerrar acuerdos por debajo de la inflación se iguala a los acuerdos de suspensiones con rebajas salariales de los últimos años, agudizado este último por la pandemia.

En septiembre, habiendo pasado ya 6 meses de vencida la paritaria, Antonio Caló y su séquito de alcahuetes, acordaron con las patronales un bono de 6000 pesos fijos por mes durante 5 meses. Este bono no se incluiría en el salario ni en ninguna base de cálculo, por lo tanto, no tendría ningún impacto en los adicionales y en los medio aguinaldo del 2020. Pero para lo que sí se tenía en cuenta este bono es para que la burocracia sindical, esa que vive sin trabajar, retuvieran su cuota sindical y la de obra social.

El nuevo acuerdo salarial transforma este bono en porcentaje y lo incluye al salario básico del 2019, y dos cuotas más de 25 y 10 % en enero y febrero 2021 respectivamente. Lo que da la fabulosa suma de 200 pesos aproximadamente por hora, o sea, un paquete de Yerba.

Te puede interesar:Sin drama con el ajuste: la CGT se olvidó de las críticas y se comió un asado con Alberto Fernández

Este acuerdo, no solo consolida 12 meses de pérdida de poder adquisitivo, sino también los dos medio aguinaldo, premios y otros adicionales. Recién con el sueldo de febrero, o sea, en marzo, los metalúrgicos podremos adquirir un paquete más de yerba.

Un año entregando

Pese a haber soportado un año con más de 70 mil despidos, aunque haya existido un decreto que lo prohibía "para la tribuna" pero se aceptaban en las oficinas del Ministerio y una incalculable cantidad de trabajadores suspendidos con recortes de hasta el 30% de un ya decaído salario, este año no termina trayendo ningún alivio. Este nuevo acuerdo de Caló, que fue uno de los comensales junto a los otros "gordos" de la CGT en el asado al que invitó el presidente Alberto Fernández en la quinta de olivos, está diseñado a la justa medida de las patronales y el gobierno.
El gobierno del Frente de Todos hizo mucho por las patronales y poco por los trabajadores, como ya mencionamos, permitió despidos y homólogo suspensiones con rebaja salarial, también permitió que una industria no esencial, como es la metalúrgica y la siderúrgica empezara a funcionar en medio de la pandemia, con insuficientes protocolos de higiene y seguridad, lo que trajo miles de trabajadoras y trabajadores contagiados. A su vez le otorgó la "Asistencia al Trabajo y la Producción” (ATP) a grandes multinacionales como Acindar (Arcelor Mittal) o al más "miserable de los miserables" locales Rocca y su Grupo Techint.

La industria metalúrgica termina el año con un nivel operativo del 70% aproximadamente, logrando en muchos casos, aumentar la jornada laboral, reducir la cantidad de empleados "por protocolos" o directamente por ausencias por grupo de riesgo o por contagiados, cambiar metodologías de trabajo, etc., o sea lo que significa que también han aplicado duras medidas de flexibilización en las empresas con la escusa de "poner el hombro para salir de la pandemia".

Te puede interesar: GRI Calviño: finaliza la conciliación con 66 despidos, ¿cómo seguir?

Está a las claras que este tipo de acuerdo son los que pueden salir de una mesa de negociación o de un asado en la quinta de Olivos. Muy lejos de ser una verdadera recomposición salarial, este acuerdo pro patronal solo deja al obrero corriendo atrás de la inflación. Con un salario básico de 30 mil pesos (se aumentaría el ingreso mínimo global de referencia a 40 mil, pero éste contiene la absorción de ítems que no repercuten en aguinaldo, premios, horas extras, etc.). Cabe mencionar que la canasta familiar de noviembre no será igual a la de febrero, siendo que el congelamiento de tarifas y otras medidas de contención que se tomaron, llegarán a su fin, lo que va a ocasionar una mayor depredación de este aumento.

Se hace más notorio que nunca la necesidad y la urgencia de una organización independiente.

Desde el Movimiento de Agrupaciones Clasistas, mantuvimos todo el año una intensa actividad en cada una de las empresas en las que estamos alertando sobre la incompatibilidad de pagar la deuda externa y a los fondos buitres y mejorar la calidad de vida del pueblo trabajador.

Quedó más que claro que el gobierno de Alberto Fernández y el Frente de Todos (ideado y armado por Cristina Fernández), siempre se sentó en la silla del patrón. Lo vimos en el robo a los jubilados, haciendo caso a los dictados del FMI o con el brutal desalojo de familias sin techo en Guernica, haciendo caso a la derecha terrateniente e inmobiliaria que salió a vociferar por "la propiedad privada". En estos dos casos emblemáticos se refleja de que lado están. Pese a las promesas de campaña, de aumentar un 20% a los jubilados, optaron por un recorte voraz en lo peor de la pandemia para la tercera edad, en vez de "siempre del lado de los pobres" se subieron a la topadora y arrasaron con las precarias viviendas de familias empobrecidas por los 4 años de Macri (y su seguidismo) y en lugar de asado para los trabajadores en blanco, un paquete de yerba.

Es por este motivo que seguimos luchando por la organización independiente de todas las variantes burocráticas, de las patronales y de los gobiernos de la verdadera fuerza de cambio, las y los trabajadores de base. Retomando las mejores experiencias de lucha, basadas en asambleas democráticas donde se discutan y se decidan todos los pasos a seguir.

Desde el MAC, que estamos y estaremos siempre del mismo lado, te convocamos a construir juntos esta fuerza social necesaria para no seguir pagando la crisis y que la paguen los que la generaron.

Si llegaste hasta acá, te recomendamos que leas la siguiente nota.

Te puede interesar:Lecciones de la historia para enfrentar el ajuste de un gobierno peronista







Temas relacionados

Antonio Caló   /    UOM   /    Villa Constitución   /    Santa Fe   /    Mundo Obrero

Comentarios

DEJAR COMENTARIO