Sociedad

Brutalidad policial

[Video] Lomas de Zamora: “Mi hijo es víctima de gatillo fácil”

En una charla exclusiva con La Izquierda Diario, Nilda, mamá de Ignacio, el joven al que la bonaerense dejó ciego de un ojo, fue contundente: “Le tiraron a la cabeza”.

César Gómez

Congresal SUTEBA Lomas de Zamora

Martes 23 de junio | 01:15

En la mañana húmeda de este lunes desde La Izquierda Diario nos acercamos a la popular barriada lomense de Villa Albertina donde el sábado, la bonaerense de Berni y Kiciloff en un procedimiento cargado de irregularidades, dejó ciego de un ojo a Ignacio, luego de tirarle a menos de dos metros de distancia un tiro con postas de goma, pero apuntando directamente a la cabeza.

Leer más: Lomas de Zamora: otro caso de brutalidad policial de la Bonaerense

Nos recibieron en su casa Nilda y Nelson quiénes fueron contundentes en denunciar el accionar asesino de la policía bonaerense. “Mi hijo es víctima de gatillo fácil”, arrancó Nilda, “Mi hijo tiene 17 años, y le arruinaron la vida…” continuó mientras las lágrimas le llenaban los ojos. “Nacho hace poco vive con nosotros, (…)es un buen pibe, (…)nos ayuda cuidando a la hermanita. Y los fines de semana, que nosotros hacemos comidas para vender, también nos da una mano”, nos cuenta Nelson.

Nilda es auxiliar docente, ahora sin cargo, y Nelson desde que empezó la cuarentena se quedó sin su trabajo en CABA, ya que no es considerado esencial, y ninguno recibe ningún plan del Estado. Por eso, en estos meses pusieron este “emprendimiento” de hacer pizzas para vender entre los vecinos del barrio.

“Sin decirle ¡Alto policía!, sin una previa voz de alto, le tiraron directamente a la cabeza. No le dijeron nada, le tiraron”, insiste Nilda, quién en su rostro muestra las huellas de estas noches sin dormir, pero ese cansancio no le quita la bronca ni las ganas de justicia. Se apresura en querer mostrarnos lo que para la bonaerense de Berni fue motivo de un tiro a la cabeza. “Esta puerta (dice señalando una puerta que da a un patiecito) no tiene picaporte para abrir desde afuera, nosotros usamos un cuchillo cuando estamos de aquel lado (señalando afuera). Mi hijo tiene una piecita al otro lado del patio y para ingresar acá usa ese cuchillo.”, paso seguido con un Tramontina sin punta, nos muestra la forma de abrir la puerta. “Nacho, cuando escucha todo el quilombo que hay acá, porque a mí me redujeron, en la habitación que está al fondo, sale de su pieza y el oficial le dispara en el rostro…” completa Nelson. Las primeras pericias de Gendarmería confirmarían que el tiro fue directo a la cabeza.

Nilda y Nelson tienen una cocina nueva, la compraron con los poquitos ahorros que tenían y con ella le hacen frente al emprendimiento que por ahora les venía salvando la olla. Pero no alcanzaba, así que una hermana de Nelson le regaló su horno eléctrico. Ese que ahora le secuestró la policía de Kiciloff.

“Vinieron a allanar mi casa, y no encontraron nada de lo que buscaban. Solo el horno coincidía con alguna de las descripciones que traían. Pero cómo no alcanzó, encima con la macana de que le habían pegado un tiro al pibe en la cara, invadieron la casa del vecino, se llevaron un frezzer; se cruzaron y a la vecina de enfrente le sacaron unas ollas; a unas casas de acá se metieron y redujeron a una nena de 7 años!!! Y le sacaron un equipo de música; y con todo eso armaron la foto para decir que la policía recuperó las cosas ( NdR: robadas en una escuela vecina, la Media 26.), pero fueron los directivos de la Media 26 y no reconocieron nada!!!”, se indigna Nelson en el relato. “Esto que nos pasó a nosotros, le pasa a mucha gente, yo les digo que no se callen, a estos tipos hay que frenarlos, son unos sanguinarios. Nosotros no presentamos resistencia de ningún tipo…” continuó Nelson. “A mí me apuntaron con el arma y yo estaba con mi bebe en brazos, ¡Al piso, al piso! Me gritaban! A Nelson lo tiraron al piso, le lastimaron la cara y le pusieron un pie en la cabeza. ¿Por qué tanta violencia? Yo lo que pido es justicia. Estos policías tienen que estar afuera. Mi hijo quedó ciego de un ojo. Yo no quiero más gatillo fácil…” concluyó Nilda, y las lágrimas invadieron su rostro.

Los casos de gatillo fácil se llevan la vida de muchos jóvenes en nuestras barriadas. Ignacio salvó su vida, pero la pérdida de la visión de un ojo será una marca que llevará de por vida. Hoy mismo en Quilmes, otra “confusión” dejó como saldo un joven mecánico muerto, otro más…

Te puede interesar: Quilmes: un policía de civil mató a balazos a un joven en La Cañada

Frente a la pandemia de Covid 19, los graves problemas estructurales que arrastra nuestro país, aparecen más crudamente, y la política es poner fuerzas de (in)seguridad, queriendo justificar esto con argumentos sanitarios. Berni se pasea tranquilamente con un fusil cual sheriff en el lejano Oeste, y eso da vía libre al accionar asesino de las fuerzas de (in)seguridad.

Leer más: "Soy de derecha", el identikit de Sergio Berni en Mundo Conurbano

Hoy vemos como en Estados Unidos y en todo el mundo la policía es duramente cuestionada, y acá se lleva la vida de un pibe cada 20 hs. También la bronca crece y el pedido de justicia y basta de gatillo fácil que reclama esta familia, empieza a multiplicarse.

Desde La Izquierda Diario seguiremos denunciando esta situación y acompañando a las familias en los reclamos.







Temas relacionados

Brutalidad policial   /    Lomas de Zamora   /    Policía Bonaerense   /    Sergio Berni   /    Gatillo fácil   /    Zona Sur del Gran Buenos Aires   /    Sociedad

Comentarios

DEJAR COMENTARIO