Sociedad

VILLA CONSTITUCIÓN

Villa Constitución: cuarentena precarizada y pro-patronal

Como en el resto de la provincia, en Villa Constitución se flexibiliza la cuarentena, para algunas actividades económicas. Se trata de una ciudad con una tasa de infectados que supera la provincial.

Lunes 4 de mayo | 18:32

El intendente Berti agradece en sus publicidades que “nos cuidemos entre todos” y que nos “banquemos la cuarentena”, más ahora que se empiezan a liberar distintas actividades económicas. Con ese tono entre triunfalista y autoritario que lo caracteriza, deposita la responsabilidad en la gente que se tiene que quedar en su cada, asegurando que se detenga lo menos posible la economía. Poniendo el énfasis en las responsabilidades individuales, no se pone en cuestión el hecho que de que las grandes industrias como Acindar sigan operando, con el amontonamiento de gente y tránsito que implica.

A tono con el gobierno nacional y el provincial de Perotti, las medidas que se han tomado han sido en su mayoría destinadas a fortalecer el aparato represivo, militarizando las calles sin tomar medidas sanitarias y sociales de fondo para los trabajadores y sus familias.

¿Quiénes son los que se favorecen con la flexibilización de la cuarentena?

Esta cuarentena no es más que la expresión de la política general que privilegia las ganancias de los empresarios frente a la salud y la vida de los trabajadores, con un absurdo toque de queda de hecho luego de las 16 horas – con sirenas incluidas – pero donde los trabajadores industriales tienen que seguir yendo a la fábrica, corriendo el riesgo de contagiarse.

En un nuevo comunicado, el ministerio de producción y tecnología habilita a la multinacional Acindar a reunir hasta 1180 trabajadores, cuando la semana pasada solo había habilitado 224. Sin realizar ningún tipo de inspección ni auditoría para verificar que se cumpla con las medidas de seguridad y sanidad, ahora aumentan, por presión patronal, la habilitación a casi 1200 trabajadores. Desde que se reactivó la producción, no se han realizado testeos masivos a los trabajadores que ingresan, solamente una toma de temperatura antes de entrar.

A la redacción de La Izquierda diario vienen llegando denuncias sobre las condiciones en las que se trabaja en la provincia y en la ciudad.

¿Quiénes ponen el cuerpo a la pandemia y mueven la ciudad?

Lejos de estar cuidados por el estado, las y los docentes que tenemos la suerte de conservar nuestros trabajos, estamos trabajando largas horas y sin descanso. Somos, además, las que vemos a través de el contacto con nuestros estudiantes la realidad de miles de familias que no llegan a cubrir las necesidades diarias, y que tienen que hacer largas colas para retirar un bolsón con alimentos escasos y para nada nutritivos. Los padres de nuestros estudiantes, además, no pueden salir a changuear, porque son detenidos por violar la cuarentena. Los chicos estudian con hambre, pero el gobierno sigue priorizando los dólares de las multinacionales.

Las trabajadoras de la salud siguen trabajando sin los insumos elementales, en un sistema absolutamente desfinanciado, que en el caso del Hospital de Villa llega a condiciones absolutamente precarias.

Los recolectores de residuos, los trabajadores portuarios, las y los precarizados que se quedaron sin laburo y no tienen nada en sus hogares viven esta cuarentena como un infierno. Las familias, aún en condiciones precarias, se esfuerzan por cuidarse y cuidar a sus vecinos, pero los gobiernos siguen priorizando que las multinacionales hagan sus negocios mientras los trabajadores precarios no pueden salir ni a hacer changas.

Lo que está en cuestión es si se protegerán las vidas de miles de trabajadores y sus familias, o las ganancias de las multinacionales y los patrones.







Temas relacionados

Cuarentena   /    Villa Constitución   /    Santa Fe   /    Sociedad

Comentarios

DEJAR COMENTARIO