Política

INTELECTUALES Y CORONAVIRUS

Žižek y el golpe mortal al corazón del capitalismo

El filósofo esloveno Zlavoj Žižek hace una comparación entre la crisis capitalista provocada por el coronavirus y la escena de Kill Bill II del duelo final entre Beatrix Kiddo (Uma Thurman) y Bill (David Carradine).

Facundo Aguirre

IG: @hardever // Twitter: @facuaguirre1917

Sábado 28 de marzo | 14:09

En la misma el personaje de Thurman aplica el golpe revienta corazones en el pecho de Carradine, quien sabe que su suerte esta echada y que solo sobrevivirá cinco pasos finales hacia la muerte. Para Žižek la pandemia ha sido un golpe mortal en el corazón del capitalismo y aún esta por dar sus cinco pasos finales.

El pronóstico del filósofo lacaniano hace gala de un optimismo exagerado donde el capital cae por la fuerza misma de sus contradicciones. Sin embargo, podemos decir que da cuenta un de punto sensible. Diagnostica que el capitalismo que se impuso en nombre de la globalización y que logró sostenerse a pesar de la crisis no resuelta abierta en el 2008, tal cual lo conocimos hasta ahora, está agotado.

La crisis actual tiene el efecto de una guerra y ha traído de regreso a estados y fronteras que eran difusas para el capital, no así para los obligados a migrar que son perseguidos y confinados en campos de refugiados. El Estado, cuyo regreso es celebrado como una victoria por el pensamiento progresista, vuelve como instrumento de salvataje capitalista.

La colaboración entre las potencias para enfrentar la pandemia se muestra una quimera y asistimos a una competencia feroz por ver quién saldrá mejor parado de la crisis. Como en toda guerra, la unidad nacional está a la orden del día contra el ”enemigo invisible” del coronavirus.

Mientras el estado rescata a los patrones, a los trabajadores se los llama al sacrificio en nombre del esfuerzo compartido. Pero es la fuerza de trabajo la que está obligada a ser la primera línea para enfrentar la pandemia, presionada para mantener la producción y los servicios, expuesta junto al pueblo pobre a condiciones de hacinamiento y miseria, amenazada por la desocupación en masa.

El problema de Zyzëck radica en que su idea de presentar una alternativa al capitalismo no parte de plantear una alternativa basada en la gigantesca marea humana que compone la fuerza de trabajo de todos los países y que es la que hace funcionar a la sociedad burguesa. Espera que el capitalismo se caiga solo.

Se equivoca, porque si la clase obrera y el pueblo pobre no responden, si no ni se construye una fuerza política revolucionaria de la clase obrera que proponga un proyecto civilizatorio y una estrategia para vencer, no se podrá dar un golpe mortal al capitalismo. Se sobrevivirá, hundiendo a la humanidad una vez más en la barbarie, hasta resolver sus contradicciones destruyendo las creaciones de la cultura y las fuerzas productivas.

Como escribió la camarada Andrea D’Atri, retomando la idea de la gran revolucionaria Rosa Luxemburgo, socialismo o barbarie, es la única salida realista, es una consigna para la acción.







Temas relacionados

Coronavirus   /    Slavoj Žižek   /    Clase obrera   /    Debate   /    Intelectuales   /    Política

Comentarios

DEJAR COMENTARIO