×
×
Red Internacional

Se cumplen 46 años del golpe genocida y este nuevo aniversario encuentra al país en medio de una crisis social, política y económica que nos interpela a ser miles llenando la Plaza de Mayo y las plazas de todo el país. También nos vamos a estar movilizando para levantar bien alto las banderas contra la guerra, exigiendo “¡Fuera las tropas rusas de Ucrania!”, al mismo tiempo que decimos “¡Fuera la OTAN de Europa del Este!” y “No al rearme imperialista”.

Jueves 17 de marzo | 07:55
Este 24 de marzo, volvamos a llenar las calles. - YouTube

1. Porque a 46 años del golpe genocida seguimos peleando contra la impunidad de ayer y de hoy. Gritamos bien fuerte, “¡30.000 detenidas y detenidos desaparecidos presentes!”. Exigimos la apertura de los archivos que todavía siguen clasificados y que se termine la impunidad de los genocidas que en gran parte todavía siguen libres.

En este nuevo aniversario, además, nos encontramos frente a una avanzada persecutoria después de la multitudinaria movilización contra el acuerdo con el FMI, mientras adentro del recinto gran parte del Frente de Todos y la oposición de Juntos por el Cambio le daba media sanción a esa nueva entrega. La Policía reprimió a un pequeño sector que había protagonizado una “pedrada” y los medios oficialistas y opositores montaron una campaña reaccionaria demonizando la movilización.

Ahora, el Gobierno decidió condenar sin previo juicio a quienes están detenidos y cobraban un plan Potenciar Trabajo, excluyéndolos del programa. ¡Hasta Patricia Bullrich los felicitó! Lo que buscan es disciplinar a todo aquel que quiera protestar, ocultando la violenta realidad que sufren millones a lo largo y a lo ancho del país con la inflación y la crisis que se profundiza cada vez más. Exigimos el cese inmediato de las persecuciones a las organizaciones y la inmediata libertad de los presos.

2. Porque estamos viviendo un nuevo capítulo de la entrega a los especuladores financieros por la vía del pago de una deuda externa que es ilegal, ilegítima y fraudulenta. Siguen atando al país a este mecanismo de dependencia, saqueo y explotación, que tuvo su primer gran salto durante la última dictadura militar y fue convalidado luego por todos los gobiernos constitucionales.

Este nuevo pacto entre el Gobierno y el FMI legitima el préstamo tomado por Mauricio Macri a espaldas del pueblo trabajador, para llenarle los bolsillos a sus amigos capitalistas y garantizar la fuga de capitales. La deuda, tanto con el FMI como con los acreedores privados, es una estafa para someter al país. Significa más ajuste y tarifazos. Por eso hay que rechazarlo en las calles, exigiendo el no pago soberano junto con otras medidas de autodefensa nacional, como la nacionalización de la banca y el monopolio estatal del comercio exterior.

3. Porque hay que enfrentar el ajuste que viene hundiendo a las mayorías populares. En los últimos días, se conoció que la inflación de febrero fue del 4,7 % y en los alimentos del 7,5 %. Sumando los últimos 12 meses estamos hablando de un 52,3 % interanual. No hay salario que aguante. Para colmo, Alberto Fernández dice que va a largar la "guerra contra la inflación" un día antes de que el Gobierno firme con las patronales y los sindicatos un Salario Mínimo de pobreza, con un aumento en cuatro cuotas que va a llegar a $ 47.000 en diciembre.

Para hacerle frente a esta realidad, las centrales sindicales tienen que plantear un plan de lucha. Hoy, los grandes sindicatos son cómplices del ajuste. No solo no mueven un pelo para enfrentar el acuerdo con el FMI sino que firman paritarias por debajo de la inflación y no mueven un dedo contra la precarización de la juventud. Hay que construir una gran fuerza en los lugares de trabajo y de estudio para imponerles este camino y recuperar esas herramientas para la lucha de los trabajadores y las trabajadoras.

4. Porque hay que llenar la Plaza de Mayo con la izquierda y las más de 200 organizaciones que se vienen movilizando contra el acuerdo con el FMI y el ajuste. Mientras el Gobierno confirma este nuevo pacto de coloniaje, un sector encabezado por el kirchnerismo se muestra como “ala crítica” del plan, buscando contener el descontento que se expresó en las últimas elecciones con un sector de su electorado que les dio la espalda, no yendo a votar o directamente votando a la izquierda.

Sin embargo, La Cámpora lo hace sin sacar los pies del plato. Este 24 preparan su propia movilización a Plaza de Mayo con ese objetivo. No se puede enfrentar la entrega y la subordinación al FMI y al imperialismo desde adentro del Gobierno que avanza en esa dirección. La única alternativa posible es organizarse y luchar de manera independiente de todas las variantes patronales.

5. También nos vamos a estar movilizando para levantar bien alto las banderas contra la guerra, exigiendo “¡Fuera las tropas rusas de Ucrania!”, al mismo tiempo que decimos “¡Fuera la OTAN de Europa del Este!” y “No al rearme imperialista”.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias