×
×
Red Internacional

En el marco de ataques generales en el aeropuerto, esta semana se realizaron protestas en la autopista Ricchieri debido a irregularidades con el plus aeroportuario y horas extras, entre otras. Además, denuncian persecuciones a quienes se organizan.

Gabriel PadillaTrabajador aeronáutico de Ezeiza

Domingo 23 de enero | 15:13
Fotografía: PH Álvarez Cesar

En sintonía con la situación de LATAM y Gate Gourmet, se está llevando un nuevo ataque sobre las y los trabajadores del aeropuerto. La empresa de seguridad privada Comahue Seguridad Privada S.A. pretende avanzar sobre las condiciones de vida de sus empleados desde hace más de siete meses. Como respuesta, los trabajadores vienen realizando protestas para visibilizar el conflicto y hacer oír sus reclamos.

Un delegado regional aeroportuario de UPSRA comentaba: “Hace unos siete meses se abrió un nuevo expediente en el Ministerio de Trabajo a la empresa Comahue. En su momento el Ministerio dictó la conciliación obligatoria cuando no nos quedó más remedio que advertir que se realizaría un acampe. La empresa viene fallando con el pago de los aportes (solo está abonando un 10%), las horas extras al 50 y al 100%, vacaciones, aguinaldo, además del plus aeroportuario (que fue una conquista) bajo el expediente 1717886/16 que no se encuentra actualizado. Sumado a esto hubo despidos: tuvimos pelear por cuatro reincorporaciones, más trece que trasladaron a otros lugares lejos de sus domicilios para desgastarlos y que renuncien, además de las desafecciones, maltrato y persecución laboral”.

Por otra parte agregó “logramos que le reconozcan la reincorporación a tres compañeras que las habían cesado con la excusa de que ya se había terminado el período de prueba. Fueron logros parciales que permiten tener confianza para seguir con la lucha. Lamentablemente ya estamos acostumbrados a trabajar con este tipo de empresas, ya que lo mismo nos sucedía con Securitas. En este mismo momento muchos de los trabajadores están recibiendo amenazas de parte de la empresa. Están jugando con la fuente laboral de los compañeros y el ingreso del que se sustenta cada familia”.

Sobre las jornadas de protesta que realizaron el 19, 20 y 21 de enero, el viernes pasado el delegado sostuvo “los vigiladores ya están cansados de ir de dialogo en dialogo con la empresa y no tener una respuesta concreta, por ese motivo se optó por el último recurso que es una medida de fuerza. Hoy fue el tercer día donde estamos cortando el acceso al aeropuerto esperando una respuesta concreta ya sea de Aeropuertos Argentina 2000 (perteneciente al grupo Eurnekian) como de COMAHUE. La idea es tener reuniones con trabajadores de otros sectores para unir fuerzas y reclamar un salario digno que sea parejo para todos: igual trabajo igual remuneración”.

En un contexto económico y político atravesado por el acuerdo con el FMI que el gobierno intenta pasar con el aval de la oposición (aunque tengan diferencias) y las centrales sindicales como la CGT, cabe señalar que el sector aeroportuario es uno de los más atacados (utilizando la pandemia como excusa) y pretenden convertirlo en el caso testigo de una reforma laboral para el conjunto de los trabajadores que implica, entre otras cosas, cambios en los convenios colectivos de trabajo aún más favorables para las empresas. Como ya lo viene haciendo en otros conflictos, el Ministerio de Trabajo no les ofrece ninguna salida de fondo dejando que las empresas avancen. La unidad de las luchas es un primer paso para enfrentar los avances patronales.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias