×
×
Red Internacional

Fue luego del multitudinario acto por el Día Internacional de los trabajadores y trabajadoras del Frente de Izquierda Unidad en Casa de Gobierno. Pertenecientes a distintos sectores, formales e informales, organizados en el PTS e independientes, realizaron un encuentro donde intercambiaron sobre las experiencias de luchas y organización de las que son parte y el desafío de construir un partido revolucionario para enfrentar la crisis y el régimen del FMI

Martes 3 de mayo | 20:39
Encuentro por el Día Internacional de lxs Trabajadorxs - YouTube

El encuentro empezó con las palabras de Edgardo Videla, delegado de la maderera CuyoPlacas, “desde que el PTS comenzó a construirse en Mendoza, siempre crecimos junto a trabajadores de distintos sectores, siempre apuntando a construir un Partido Revolucionario para la clase obrera” describiendo así las experiencias cruzadas que hicieron quienes ahí compartían su 1° de mayo.

Recuperando la historia reciente, continuó hablando de cuando el partido llegó a tener “repercusión en lo electoral’’, lo que posibilitó que la izquierda fuera conocida por miles y miles de trabajadoras y trabajadores en la provincia poniendo las bancas “siempre al servicio del pueblo trabajador”. Esos años dejaron para él “un partido mucho más sólido”, ligado a cada sector de trabajadores, jóvenes o mujeres que peleó en la provincia.

JPEG

Te puede interesar: Gran acto del Frente de Izquierda Unidad por el Día Internacional de los trabajadores en Mendoza

Esto también lo rescató Lautaro Jimenez, docente y senador provincial saliente del Frente de Izquierda Unidad: “Creemos que lo se expresa en este encuentro es la continuidad de luchas que han atravesado distintas etapas de la provincia y distintos sectores del movimiento obrero. Desde los rurales hasta el petrolero, la salud y la educación, muestran la importancia de articularse e ir construyéndose alrededor de un partido revolucionario y poder dar una batalla conjunta en todos los terrenos”.

Hoy el régimen del FMI nos hace pagar una crisis que no generamos y es necesario profundizar y hacer crecer la organización política para pelear por otro sistema, el socialismo, frente a la resignación y el “capitalismo eficiente” que pregona el kirchnerismo o la derecha sea de Cambiemos o de los “liberales” tipo Milei que habla falsamente de la “libertad”.

JPEG

Voces del encuentro

“Me hace muy bien venir acá, poder verlos” contó Fede, trabajador no docente en la Uncuyo, frente a trabajadores de diferentes generaciones y experiencias que se reunieron el sábado por la noche previo al 1ro de mayo.

Es que, como decía Rosa Luxemburgo y trajo a la reflexión una Virginia de la Corriente Nacional 9 de abril, "mientras continúe la lucha de los obreros contra la burguesía y la clase dominante, mientras todas las exigencias no hayan sido satisfechas, el 1º de mayo continuará siendo la manifestación anual de esos reclamos”. Y este nuevo aniversario nos encuentra debatiendo cómo organizar la fuerza capaz de enfrentar las políticas de ajuste del régimen del FMI.

Día a día deterioran nuestras condiciones de vida, la pobreza alcanzó al 44,6% de la población y golpea más fuerte en las infancias haciendo sentir la crisis fuerte en las escuelas. Lo mismo ocurre con la juventud que encabeza las estadísticas de las 100 000 personas que trabajan en la total informalidad, sin ningún derecho laboral. Por eso desde la Red de Trabajadorxs Precarizadxs y la Bilbioteca Pablito Gonzalez compartieron su experiencia de organización con los talleres de oficios que comenzaron en el barrio La Gloria de Godoy Cruz. Allí no solo aprenden, también intercambian buscando “robarle tiempo a los que nos roban el tiempo” como contó Estefanía.

JPEG

Hoy que muchos trabajan más y son más pobres mientras otros no tienen trabajo, la demanda por el reparto de trabajo entre todas las manos en 6 h y 5 días con un salario mínimo igual a la canasta se vuelve necesaria y hay que sembrarla en el imaginario colectivo y organizarse para lograr. Es que hay una guerra por el tiempo y la intervenciónde Ivan, militante setentista chileno exiliado por la dictadura de Pinochet, puso en valor otra manera de pensarlo: generaciones que en ese momento mezclaban sus reflexiones pensando las tareas de cada una. “Los trabajadores necesitamos nuestra propia herramienta política” y “todo lo que sabemos, hemos aprendido bien o mal, lo tenemos que transmitir”.

“Crecemos, estamos” fue otra de las cosas que se escuchó. Y pudo verse en los trabajadores de la alimentación que vienen organizándose frente a una burocracia sindical que hace todo tipo de maniobras para borrarlos, saben que hay que tener paciencia, ser pacientes y pelear cada día por la democracia obrera para que sus compañeras y compañeros puedan organizarse y que crezca una oposición clasista. No parten de cero, tienen en su haber la enorme experiencia de las trabajadoras y trabajadores del ajo que enfrentaron al gobierno, las burocracias y el fraude de las cooperativas truchas de trabajo hace algunos años.

Antes de terminar, también se sumaron las voces desde el sur provincial. La ambición de una juventud que quiere pelear por el tiempo y las condiciones de vida. Rescataron la fuerza de “saber que somos más’’, tratando de hacer algo significativo en nuestros lugares. “De a uno, de a dos, de a cinco” suman a quienes quieren organizarse.

“Nos vamos con esa moral de la unión entre jóvenes, precarizades, mujeres, disidentes y obreros que nos da este acto y nos da este espacio. Nos vamos con toda la fuerza” dijo Uriel, expresando el sentimiento que se respiraba entre quienes estábamos ahí.

En los encuentros que impulsamos desde el PTS, se dieron importantes debates acerca de la sociedad por la cual peleamos los socialistas. Hubo intercambios y opiniones valiosas de compañeros y compañeras. La clave de lo que nos llevamos es como la izquierda puede plantear una perspectiva propia de una nueva sociedad gobernada democráticamente por trabajadores y trabajadoras.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias