×
×
Red Internacional

Jerusalén. Israel obliga a los palestinos a demoler sus casas

Trece palestinos, entre ellos cinco niños, quedaron sin hogar en autodemoliciones forzadas por la ocupación israelí. Un brutal método de opresión y desplazamiento al pueblo palestino.

Lunes 31 de enero | 10:22
Niños palestinos observan cómo excavadoras israelíes demuelen un bloque de apartamentos palestino supuestamente por no estar autorizado en Jerusalén Este el 1 de mayo de 2018 [Mostafa Alkharouf/Agencia Anadolu]

El Estado sionista de Israel obligó a dos familias palestinas en el barrio ocupado de Jabal al-Mukabber en Jerusalén Este a demoler sus propias casas, dejando a 13 personas, incluidos cinco niños, sin hogar.

La familia Shqeirat, a la que pertenecen las casas, dijo el Tribunal de Distrito de Israel en Jerusalén emitió una decisión final el domingo ordenando la demolición de sus casas en el plazo de un día.

Las autoridades israelíes citaron la falta de permisos de construcción como la razón, pero la Municipalidad de Jerusalén controlada por Israel niega al menos el 93 % de todas las solicitudes de permisos de construcción palestinas en la ciudad. Una muestra de que el aparato judicial israelí es una forma más de opresión y una herramienta para la limpieza étnica palestina comenzada en 1948.

Mahmoud Shqeirat, de 38 años, es padre de cuatro hijos, junto con un niño de ocho meses. Fuente: Al Jazeera.

Los dos propietarios, los hermanos Mahmoud y Daoud Shqeirat, y sus familias comenzaron a desalojar sus casas al este de la Ciudad Vieja ocupada el domingo por la noche antes de la autodemolición, que comenzó en la mañana del lunes.

“La policía fronteriza llegó a las casas inmediatamente después de la decisión judicial el domingo por la mañana y les dijo a las familias que si no las demolían, ellos [la policía] traerían su maquinaria y llevarían a cabo la demolición y que la familia tendría que asumir el costo”, dijo Arafat Shqeirat, uno de sus primos y vecino, desde Jabal al-Mukabber, también conocido como al-Sawahrah al-Gharbiya.

Al igual que muchas otras familias palestinas en Jerusalén, los Shqeirat debieron optar por derribar sus propias casas en lugar de que la Municipalidad de Jerusalén lo hiciera en su nombre para evitar el alto costo de la extorsiva demolición, que puede ascender a decenas de miles de shekels.

“El inspector municipal me dijo ayer: ’Incluso tendrás que pagar la botella de agua que le doy al oficial que lleva a cabo la demolición”, continuó Arafat, de 45 años.

“Desmontamos todo en la casa anoche: las ventanas, las puertas, la cocina. Nos dijeron que hoy vendrían a ver si vamos adelante con el derribo”, agregó.

Las dos casas fueron construidas en 2012 y miden 80 metros cuadrados cada una. Mahmoud, de 38 años, es padre de cuatro hijos, incluido un bebé de ocho meses, mientras que su hermano, Daoud, es padre de cinco.

Las familias recibieron por primera vez las órdenes de demolición hace tres años, pero intentaron luchar contra ellas en los tribunales israelíes, sin lograr frenar la orden judicial. Han pagado más de 50.000 shekels (15.680 dólares) en multas a la Municipalidad de Jerusalén (en manos de la ocupación israelí) desde que construyeron sus casas por primera vez por carecer de un permiso.

“Ahora estamos en el proceso de buscar viviendas en alquiler para las familias; ayer pusimos sus pertenencias en la casa de uno de sus hermanos”, dijo Arafat, y agregó que el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) les brindaría una tienda de campaña para quedarse unos días antes de que puedan encontrar un hogar.

“Estamos buscando, los alquileres en Jerusalén pero son muy altos”.

Las fuerzas israelíes llevan a cabo rutinariamente demoliciones de viviendas palestinas en el Jerusalén Este ocupado bajo diferentes pretextos legales, siendo uno de los principales “construir sin permiso”. Al menos un tercio de todos los hogares palestinos en Jerusalén carecen de un permiso de construcción, lo que pone a unos 100.000 palestinos en riesgo de desplazamiento forzado.

Al momento, por lo menos 218 hogares palestinos más, donde viven más de 970 personas, incluidos 424 niños, se enfrentan a desalojos forzosos debido a supuestos “casos legales” en curso presentados contra ellos por grupos de colonos israelíes coordinados con el Gobierno. Unos 350.000 palestinos viven actualmente en Jerusalén, con 220.000 colonos israelíes ilegales viviendo entre ellos.

El desplazamiento y traslado forzoso de una población ocupada militarmente es una violación del derecho internacional y un crimen de guerra.

La semana pasada, 15 palestinos de la familia Karameh quedaron sin hogar cuando las fuerzas israelíes demolieron su casa en el vecindario cercano de al-Tur . La demolición en al-Tur se produjo días después de que las autoridades demolieran una casa de 18 miembros en el barrio crítico de Sheikh Jarrah durante una redada nocturna.

“La política de Israel es conocida: quieren desplazar a la gente por la fuerza y sacarlos de Jerusalén”, dijo el propietario Mahmoud Shqeirat.

Las ONG locales y los grupos de derechos humanos vienen denunciando desde hace mucho tiempo una serie de prácticas y políticas israelíes en Jerusalén destinadas a alterar la proporción demográfica a favor de los judíos, un objetivo establecido como "mantener una sólida mayoría judía en la ciudad" en el plan maestro del del municipio.

La expansión ilegal de asentamientos, la demolición de viviendas palestinas y las restricciones al desarrollo urbano palestino son algunas de las principales formas que se utilizan para alcanzar este objetivo.

“Jerusalén ha sido el objetivo central del diseño de ingeniería demográfica de Israel destinado a afianzar su dominación colonial sobre el pueblo palestino en su conjunto”, dijo el grupo de derechos Al-Haq con sede en Ramallah en un informe de septiembre de 2021 .

Quosiy Burqan con sus hijos frente a las ruinas de su casa en Silwan, Jerusalén Este, después de que las autoridades israelíes la demolieran, el 8 de noviembre de 2019 (Faiz Abu Rmeleh/Activestills.org).

“Las demoliciones de casas han sido herramientas centrales para facilitar la apropiación y despojo de tierras por parte de Israel”, continuó Al-Haq, y destacó que “el aspecto de la propia ejecución eleva las demoliciones de casas a otro nivel de opresión israelí impuesta a los palestinos”.

Una persona que se niega a autodemoler su propia casa se enfrenta a multas adicionales de 2500 dólares y hasta 18 meses de detención israelí, según Al-Haq.

Los israelíes ocuparon militarmente la mitad oriental de la ciudad en 1967. Solo el 13 % está dividido en zonas para el desarrollo palestino y la construcción residencial, la mayoría de los cuales ya están construidos. El colonización de Israel han expropiado alrededor del 57 % de toda la tierra en el Jerusalén Este ocupado, incluso de propietarios privados palestinos, tanto para la construcción de asentamientos ilegales como para la zonificación de la tierra como “áreas verdes e infraestructura pública”. El 30 % restante comprende "áreas no planificadas" donde la construcción también está prohibida.

“Esta es una ocupación, no tiene piedad, no tiene religión. No les importan los ancianos o los jóvenes; si lo hicieran, no estarían demoliendo su casa en pleno invierno. Pero no, llegan en un momento en que la gente necesita estar bajo techo”, dijo Arafat.

“Se trata de la judaización de Jerusalén: quieren presionar a los palestinos para que abandonen la ciudad”.

Durante 2021 varias familias del barrio de Sheik Jarrah lograron frenar su desalojo mediante una enorme solidaridad que devino en un levantamiento popular. Fue un enorme muestra de la fuerza del pueblo palestino, ante las demoliciones salvajes del Estado sionista no puede descartarse que resurjan nuevas protestas contra los desplazamientos.

Con información de Al Jazeera.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias