×
×
Red Internacional

Fórmula E. La Fórmula 1 Electrónica empezó su campeonato

La velocidad y la potencia no se pueden comparar con la Fórmula 1. Pero la batalla por la tecnología genera caminos para que pueda seguir desarrollándose. Los caminos de una disciplina deportiva estancada con los motores a combustible empiezan a bifurcarse.

Miércoles 17 de septiembre de 2014

Fotografía: Paul D’ambra

Si en la recta de Monza un F1 llega a 320 kilómetros por hora, querer poner un Fórmula E a competir por la audiencia con velocidades que registran 220 de máxima no es un buen augurio. El mismo Vettel -tetracampeón mundial de la máxima categoría- salió a decir que esos autos eléctricos no resultaban para nada atractivos. Y cómo no lo va a decir el alemán, si ya se había quejado de la propia F1, dado que los cambios del último año hicieron que los autos hagan menos ruido y desarrollen la velocidad con menor potencia.

Es que la Fórmula E arrancó su mundial en Pekín y no lo hizo del todo mal. La carrera, a pesar de que la velocidad y la potencia que desarrollan no es la que le gustaría al círculo top de la crem europea que impulsa la Fórmula 1, fue entretenida. Con peleas por las posiciones, con un recambio de autos por parte de los pilotos para sortear el gasto de las baterías, y un final de bandera de cuadros a pura adrenalina con el Nicolás Prost y Nick Heidfeld, que a la postre chocaron y le dieron la victoria al brasileño Lucas Di Grassi. .

La categoría, administrada por la propia FIA, empezó tímida con sus presentaciones previas, pero el Gran Prix de Pekín mostró que el interés por el desarrollo de la tecnología electrónica en motores de vehículos mueve bastantes billetes. En muy poco tiempo se montaron 50 millones de dólares extras para lograr la salida a un campeonato que será a contramano del de la F1, cerrándose en junio del año que viene.

Está por verse si la categoría se mantiene. De ser así, la tomarán por las astas diferentes grupos de empresarios ligados al negocio del automovilismo y no tardarán en hacerlo un bussines de cabo a rabo. Ya desde el vamos se anotó la gran familia Andretti de los Estados Unidos (campeones de Indy Car, de la F1 y propietarios de equipos de la Indy hoy por hoy); corren casi una decena de pilotos ex-Fórmula 1 que le dan jerarquía; el conocido McLaren hace los motores y unos expertos de elaboración de chasis -la firma italiana Dallara- hará la estructura de los monoplazas.

Todo servido en bandeja para seguir desarrollando la categoría. Si la Fórmula 1 sigue aburriendo con una supuesta batalla de escuderías, cuando en realidad es una "monomarca" Mercedes; su hermana menor, la Fórmula E parece que tiene camino para desarrollarse. Los menores costos operativos de los Gran Prix, la alternativa de ver autos muy parecidos a la Indy Car y con ruidos de motor menores al colectivo que pasa en la esquina de la casa de uno, son opciones atractivas para su desarrollo. El propio Macri ya se anotó un Gran Prix callejero en la ciudad de Buenos Aires para el 10 de Enero.

Los billetes empiezan a rodar, y si van por ese camino, de seguro habrá derechos de TV y sponsors oficiales. Habrá que aprovechar hoy, que en sus comienzos "humildes" uno puede ver la carrera completa hasta por You Tube. Cositas que la hacen un poco más popular y que a la categoría madre ya no se le escapan.


Temas

Deportes



Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias