×
×
Red Internacional

¿Qué se puede leer? La “Generación U” y un cuento de Jack London

Hoy reseñamos el cuento “La huelga general” de Jack London en momentos en que en EEUU se desarrolla un movimiento por la sindicalización de la clase trabajadora. Los empleados de Amazon ya dieron el primer paso y desataron una ola que pelea por sus derechos.

Daniel Lencina@dani.lenci

Sábado 28 de mayo | 00:00

“Queremos dar las gracias a Jeff Bezos por ir al espacio, porque mientras él estaba allí arriba, nosotros estábamos afiliando trabajadores”.

Chris Smalls, organizador de los trabajadores de Amazon.

¿Quién no tuvo una mala noche? ¿Y quién no tuvo un mal presentimiento? Así despertó Debs, el protagonista, un burgués de San Francisco, temiendo lo peor: una huelga general en Estados Unidos. El mayordomo va poniendo al tanto a Debs de que esa mañana no habrá leche y pan para el desayuno, ni víveres de ninguna índole. Razón por la cual el dueño de la mansión se decide a ir a un club donde paran los patrones en busca de noticias. El clima de una linda mañana se volvía al instante una pesadilla que atormentaba a las clases dominantes.

En ese clima, los burgueses reunidos se pelean, maldiciendo a los trabajadores, los tratan de vagos, desestabilizadores y revoltosos. Pero uno de ellos, el multimillonario Bertie dice que en realidad no entiende de qué se espantan los demás porque "reina un orden perfecto" donde los obreros salen a pasear por el centro de la ciudad "con sus ropas de domingo". Este cuento de London es de 1909, o sea que “sus ropas de domingo” para la clase obrera representaba lo mejor que tenían y acá, además de elegantes, lucen felices. Pero Bertie sigue y en una catarata de sincericidio reconoce que ellos, los patrones, hicieron de todo por mantenerlos oprimidos, caminando por sobre sus cabezas, pisoteando sus derechos. También le recuerda a los presentes que en huelgas previas, los capitalistas tenían todo bajo control: compraron a jueces, al alcalde, a los carneros e incluso sobornaron a los dirigentes obreros. Los destruyeron. Sin embargo eso trajo una consecuencia mucho peor porque los trabajadores no solo no se rindieron sino que pusieron en pie una organización como la ILW (organización industrial de los trabajadores). De dicha organización obrera Jack London fue parte (guiño guiño).

Es muy interesante esa charla interparasitaria porque hoy podría darse en cualquier búnker patronal, Puerto Madero, Nordelta, o en cualquier parte de EEUU dónde Jeff Bezos, el segundo hombre más rico del mundo y dueño de Amazon pueda despotricar contra "sus" empleados sin sonrojarse.

Por eso recomendamos la lectura de este cuento de Jack London. Ahora mismo en los EEUU se está fogueando la Generación U, por "Union" en inglés y porque es la base de la idea de formar un sindicato. La generación U está formada por trabajadores precarizados, afrodescendientes e inmigrantes de distintas partes del mundo y es un ejemplo porque retoma el camino de la organización y lucha del movimiento obrero norteamericano.

El actual fenómeno de sindicalización espanta de horror a la clase capitalista, sobre todo porque el ejemplo de los trabajadores de Amazon fue un golpe directo a la mandíbula de la clase capitalista del país más imperialista del planeta. Por eso, a mi humilde punto de vista, son épicas las palabras de Chris Smalls, si el del chaleco que dice “Eat the rich” (comete a un rico), uno de los organizadores del ALU (Amazon Labor Union), cuando agradeció a Jeff Bezos por irse a dar una vuelta por el espacio porque mientras el Debs de Amazon jugaba a ser el capitán estelar los laburantes escribían una página en la historia de la clase obrera norteamericana. Este ejemplo es el estandarte de la Generación U.

A mis ojos, se da un diálogo atemporal, fuera de serie, entre la literatura insurgente de Jack London y la Generación U, porque pasaron más de cien años de la publicación del cuento “La huelga general (´el sueño de Debs´)”.

Los capitalistas saben muy bien que la nueva oleada de sindicalización que incluye a sectores como Starbucks, los diseñadores de las plataformas de cine y entretenimiento. También salieron a la huelga 55 mil trabajadores del sector de salud en Los Ángeles y también los docentes en Minneapolis. Toda esta fuerza enorme podria empalmar con el movimiento de mujeres que lucha contra la reaccionaria corte que quiere limitar el derecho al aborto. Todas estas son razones para recomendar el cuento de Jack London que, además de manijero, deja la idea de que el mundo no se mueve sin los trabajadores, los empresarios son absolutamente imprescindibles. Y la huelga general, que para llegar a ser tal requiere de organización democrática de abajo hacia arriba, realmente espanta al sistema capitalista y su gobierno porque puede abrir las compuertas de toda la energía transformadora de la clase obrera. Y una vez abiertas esas compuertas, puede llevar a profundizar el cuestionamiento del orden social existente, no solo de la explotación económica sino de la dominación política, contra el conjunto del sistema-mundo capitalista. Por eso “detrás de cada huelga se esconde la hidra de la revolución”, se esconde esa amenaza latente y Jack London invita a recordarlo.

Te puede interesar: ¿Qué se puede leer? Almudena Grandes y los años de la dictadura franquista




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias