×
×
Red Internacional

La Justicia ordena la reinstalación inmediata de uno de los trabajadores despedidos el pasado mes de mayo.

Viernes 26 de diciembre de 2014

El pasado 18 de diciembre la Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo (sala Vl) se pronunció a favor de la medida cautelar solicitada por Jonathan, uno de los cinco trabajadores despedidos de Gestamp que vienen exigiendo su reincorporación judicialmente y que fuera presentada por el CeProDH (Centro de Profesionales por los Derechos Humanos). La Cámara manifiesta “hacer lugar a la medida cautelar y ordenar a GESTAMP BAIRES SA reponga al actor a su puesto de trabajo en el plazo de 24 horas, bajo apercibimiento de una multa de dos mil pesos por cada día de demora”.

Este fallo está precedido por el conflicto que se dio en esta autopartista (ubicada en Escobar), que primero fue contra las suspensiones de un importante número de activistas y trabajadores lesionados por los elevados ritmos de producción, y que desembocó, luego de idas y vueltas con los Ministerios de Trabajo provincial y nacional, en la toma del puente grúa de una de la plantas. Esta toma fue realizada por nueve trabajadores y bloqueada por los restantes, por lo que llegaron a parar la producción de Ford, VW y Peugeot, el pasado mes de junio.

Más de cuatro días de toma y bloqueos bastaron para que el Ministerio de Trabajo de la provincia de Buenos Aires manifestara un conflicto colectivo, decretando conciliación obligatoria con los despedidos adentro, para que luego -una vez liberada la producción-, retrocediera planteando que ya no había conflicto alguno. El mismo día que ocurría esto, los trabajadores fueron subidos a los micros en la planta de VW para ser escoltados por la patota del SMATA para evitar contacto con los despedidos, en el marco de una fábrica completamente militarizada.

Por eso este fallo es un golpe para esta multinacional española, para la dirección del gremio SMATA (con Ricardo Pignanelli a la cabeza y la oficialista lista Verde), como también para el mismo Ministerio de Trabajo, al quedar al desnudo su rol cómplice en dejar pasar los despidos de los 67 trabajadores que exigían el cese de las suspensiones, manifestado no solo en asambleas dentro de planta sino también a través de un petitorio que firmaron 440 trabajadores, de los 660 que se desempeñaban en ese momento en Gestamp.

Desde La Izquierda Diario entrevistamos a Roberto Amador, quien fuera uno de los nueve trabajadores que en una heroica acción tomaran el puente grúa y paralizaran durante más de cuatro días la Ford, VW y Peugeot; y quien también se encuentra en juicio por su reinstalación.

LID- ¿Cómo recibieron este fallo de la Justicia?

RA- El día que nos enteramos del fallo estábamos en el acampe de los trabajadores de Lear festejando el fallo de la Justicia que obligaba a esta multinacional yanqui a que reinstale a los compañeros a sus puestos de trabajo. Este fallo que conseguimos en Gestamp es una muestra más de la perseverancia de los que seguimos peleando por nuestra reincorporación. Desde un primer momento, ni bien nos enteramos de los despidos, sabíamos que se nos trazaba un camino difícil. Luego de estar varios meses de acampe, de denunciar en los medios a la empresa que nos había despedido por negarnos a firmar suspensiones, el fallo no viene de arriba. Largas semanas de acampe en pleno invierno, hasta la toma del puente grúa, del cual fui parte, así como los bloqueos que cercaron el perímetro de la fábrica fueron relevantes para que la Justicia nos diera la razón en esta medida cautelar de sentencia definitiva que ordena se reincorpore al compañero a su puesto de trabajo.

LID- ¿Cuál es la situación dentro de la fábrica?

RA- Pignanelli, que ridículamente la otra vez citaba a Jauretche cuando reunieron la confederación de sindicatos industriales, dijo que nos quieren quitar la felicidad y alegría. Hoy Gestamp es un campo de concentración, y no es una exageración esto que digo. Los militantes de la lista Verde (lista oficial del SMATA) controlan cada rincón de la fábrica. Escuchan, observan y pasan diariamente información de los que pueden ser “peligrosos”. Así fueron despidiendo a varios compañeros en estos últimos meses. Cada uno desconfía del de al lado. Se torna difícil para los compañeros, ya que los tres delegados que estaban a la cabeza de la lucha (Calci, Pedroso y Albornoz) se bajaron y dejaron la fábrica a merced de la Verde. Por ejemplo, hace dos semanas Pignanelli visitó la fábrica. Nunca lo había hecho. Lo hizo para sacarse fotos con la gente, queriendo mostrar que todo está normal. Más que felicidad y alegría hay miedo atroz a los buchones del gremio que actúan como policías. Por eso este fallo es un aire para los compañeros de adentro. Muestra que los despidos fueron discriminatorios.

Tenemos que redoblar la apuesta para que las demás cautelares que tenemos presentadas en la Justicia lleguen a buen puerto. Nos toca una tarea difícil, pero que no es imposible. Hay que hacer efectivo este fallo. Que el compañero pueda entrar a la fábrica. Sabemos que la Verde nos va a querer hacer la vida imposible adentro, pero eso es parte de la lucha que estamos dando. Una lucha que desde un inicio estuvo hermanada a la lucha de los compañeros de Lear, que luego de varios meses consiguieron la reincorporación mostrando que se abre una nueva etapa dentro del SMATA, donde nosotros estamos siendo una verdadera referencia para los trabajadores porque luchamos contra las suspensiones y los despidos.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias