×
×
Red Internacional

Año 2035. Después de la guerra civil, la clase obrera toma el poder en la Argentina, en medio de fuertes huelgas en todo un mundo en guerra. Las grandes empresas y recursos son expropiadas, trabajadores y trabajadoras dirigen el destino del país mediante sus Asambleas. En el Día de Los Duendes, programa de radio de La Izquierda Diario se aborda esta actualidad.

Viernes 24 de junio | 20:22

La distopía

La humanidad por momentos parece estar atrapada en un presente perpetuo. Los oprimidos no sólo somos privados de nuestra pasado, de la historia de nuestros y nuestras combatientes, sus luchas heroicas, sus amargas derrotas, todas las lecciones aprendidas a sangre y fuego; sino también de la idea de un futuro. Si nos atrevemos a mirar hacia adelante entre un laburo y otro, un bondi y otro o en medio de la rutina estupidizante del trabajo, detrás del horizonte sólo parece haber distopía. Regímenes aún más opresivos, esclavitud, guerras, masacres, catástrofes climáticas, y hasta la extinción. Sitiados entonces a dos bandas en nuestra línea temporal de la historia, entre un pasado presuntamente olvidable y un futuro indeseable, nos empujan a las trincheras de un presente insoportablemente descolorido. Algo parecido al Infierno de Sartre en A Puerta Cerrada, mirándonos con desconfianza entre nosotros. Pero esto no es más que el producto de la maquinaria de los aún vencedores a decir de Walter Benjamin, de los dueños de todo.

Para romper esta encerrona tal vez haya que recuperar nuestro pasado y buscar respuestas que nos permitan pensar en otras perspectivas. Las guerras, el hambre y la opresión, históricamente han sido parteras de los más conmovedores procesos y revoluciones, desde la Comuna de París, la Revolución Rusa, Alemana, Española, Haitiana, Húngara, Boliviana, Cubana, etc. Parafraseando al marxista CRL James, el único lugar donde los oprimidos no se revelaron es en los libros de los historiadores capitalistas.

Actualmente el mundo está presenciando el despertar de los grandes procesos. Conflictos entre estados, el rostro de la guerra en el corazón de Europa, amenaza nuclear, hambrunas, pandemia, migraciones masivas, enormes rebeliones, ascenso de huelgas en los países imperialistas, golpes de estado… Los políticos y burgueses, unos y otros, como decían Marx y Engeles hace ya más de 170 años, se atacan con el mote de comunista porque es un fantasma que aún después de caído el llamado “comunismo real” esa abominación que traicionó las banderas de los revolucionarios y se engulló a sus hijos como el mítico Moloch, sigue rondando en las postrimerías de un mundo neoliberal raído, envejecido y sin mucho que ofrecer a las enormes mayorías del mundo.

El Día de los Duendes

¿Es posible imaginar otra perspectiva realista? En un momento así, no sólo es posible, sino urgente. ¿Cómo sería una Argentina Socialista? ¿Qué tendría que pasar para ello? ¿En qué escenario mundial sería posible? ¿Qué consecuencias tendría? ¿Cómo sería la transformación interna? ¿Cómo funcionaría la democracia obrera? ¿La salud, la educación? ¿La matriz productiva, energética? ¿Nos invadirían?

El Día de los Duendes es un ensayo con formato radial, donde intentamos imaginarnos, a través de los ojos y la vida de distintos personajes, cómo podría ser todo esto. Un programa de radio en un posible 2035, no exento de problemas, debates, contradicciones y peligros, pero conducido hacia una perspectiva de superación de la miseria y la opresión.

Para construir este mundo, nos basamos en la historia de todas las revoluciones del Siglo XIX y XX y muchos de sus protagonistas, personajes y biografías. Intercambiamos con especialistas en geopolítica, ambiente, género, derechos humanos. Reflexionamos con compañeros y compañeras trabajadores de la educación, de la salud, de la cultura. Ante la pregunta, ¿cómo te imaginás vos que sería? Surge un potencial creativo enorme, atómico, aprisionado en cada individuo en esta sociedad, que podría desatarse, coordinarse y desarrollarse colectivamente en otro tipo de sociedad, y que alimentó el guión de esta serie. Esperamos lograr este efecto en las y los oyentes.

En la composición de sus personajes, también existen referencias y homenajes, como el de Juan Salvo del Eternauta de Oesterheld como conductor de este ciclo. O el de Gualberto Choque, un cosechero salteño, inspirado en el padre de Gualberto Solano, quien murió buscando la aparición y justicia por su hijo, y el obrero salteño Victor Choque, primer caído en una manifestación tras la caída de la dictadura. ¿Qué sería de todos estos sujetos, víctimas de la injusticia de nuestros tiempos, de poder derrocar a nuestros tiranos y su régimen de opresión, e instaurar una verdadera democracia de los de abajo? En El Día de los Duendes intentamos un primer esbozo de respuesta a todas estas preguntas. Gracias por acompañarnos y difundir.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias