×
×
Red Internacional

La familia de Viviana Luna, desaparecida en Potrerillos en 2016 y para cuya búsqueda fue contratado el adiestrador de perros, se negó a acusarlo. Denuncian que el fiscal Gustavo Pirrello armó “un circo” para meterlo preso sin pruebas y se vio obligado a “bajar” su imputación contra el perito. “Él no es es nuestro victimario”, dice el hijo de Viviana sobre Herrero, quien por el momento sigue con prisión preventiva acusado de “plantar pruebas” en un caso que el Poder Judicial lleva más de cinco años sin resolver.

Daniel Satur@saturnetroc

Sábado 19 de febrero | 19:06

Desde el 3 de diciembre el adiestrador de perros y perito especializado en hallar restos humanos Marcos Herrero está detenido en Mendoza. El fiscal Gustavo Pirrello, titular de la Unidad Fiscal de Homicidios y Violencia Institucional de la provincia, lo acusa de “falsa denuncia”, “falso testimonio”, “usurpación de títulos”, “encubrimiento” y “estafa”. Según el fiscal, Herrero hizo todo eso en dos rastrillajes realizados el año pasado durante la búsqueda de rastros de Viviana Luna.

Luna tenía 47 años cuando, el 7 de diciembre de 2016, salió de su casa de Potrerillos para una entrevista de trabajo y nunca más se la vio. El Poder Judicial lleva cinco años y medio sin darle a la familia una sola explicación de qué pasó, cómo y por qué desapareció Viviana y mucho menos dónde está. Por eso les hijes de la mujer denuncian que jueces y fiscales no saben, no pueden o no quieren investigar.

Todos los delitos por los que se acusa a Herrero son excarcelables. Y si se tiene en cuenta el poco margen de maniobra que tiene para fugarse o entorpecer la investigación (las dos causales de prisión preventiva), cuesta entender por qué sigue preso desde diciembre en el penal mendocino de San Felipe. Pero además, la defensa del perito y la familia de Luna aseguran que las supuestas “pruebas” que hay en el expediente son insuficientes siquiera para procesarlo.

Te puede interesar: “Usurpación de título”: la insostenible acusación contra el perito Herrero

No es un dato menor que el propio fiscal Pirrello le haya insistido a Herrero que acepte su “oferta” a cambio de liberarlo: un juicio abreviado en el que reconociera todo aquello de lo que se lo acusa. Hecho al que se negó de plano el perito. Para su defensa se trató de una extorsión.

A todo eso se sumaba hasta hace pocos días otra causa contra Herrero, abierta por el mismo Pirrello en enero y caratulada como “estafa”. Según el funcionario del Ministerio Público, el perito engañó y le robó a la familia de Luna cuando les cobró honorarios para “plantar pruebas”.

Fue en el marco de esa causa donde hace más de una semana se realizó una audiencia de “conciliación” (entre los supuestos estafados y estafador) convocada por la Fiscalía. Allí concurrió uno de los hijos de Viviana Luna, quien expuso las razones para no acusar al perito y, a su vez, acusó al Poder Judicial por más de cinco años de impunidad.

Viviana Luna
Viviana Luna

“Quieren hacernos decir que nos estafó”

Matías Luna, hijo de Viviana, contó a La Izquierda Diario cómo fue esa audiencia de conciliación. “La había propuesto el abogado anterior que tenía Marcos y yo accedí. Era una reunión presencial, pero el fiscal Pirrello no fue porque estaba de licencia. Estaban el otro fiscal, (Carlos) Torres, una secretaria de la Fiscalía y la actual abogada de Marcos. Él estuvo de manera virtual desde el penal”.

La Fiscalía arrancó leyéndole a Matías los cargos que le imputaron a Herrero y con qué pruebas contaban. “Cuando terminaron de leer les dije que quería aclarar algo no menor, ya que ellos dicen que Marcos nos estafó cobrándonos $ 150.000, pero eso no fue así”, dice el hijo de Luna. Él asegura que, de esa suma, “$ 60.000 fueron para los gastos que implicó traer y llevar a Marcos y los perros. Me dijeron que no era esa la instancia para decirlo, que si quería después podía prestar declaración, pero se los aclaré porque hacen una imputación con datos equivocados. Yo ya lo había dicho en mi declaración anterior a que armaran esta causa”.

Matías y sus hermanes sienten, además de impotencia frente a la desaparición de su madre, bronca por lo que entienden que es un ataque del Poder Judicial a quienes buscan verdad y justicia. “Después volví a decir lo que vengo diciendo desde el minuto uno, que el conflicto lo generaron ellos, porque no hay ninguna estafa, que acá no hay ni víctima ni victimario y que en verdad no había nada que conciliar. Todo el tiempo intentaron hacerme acusar a Marcos, pero de ninguna manera accedí, no les iba a decir lo que querían escuchar”, relata aún con cierto enojo.

Desde la misma Fiscalía le explicaron, con abundantes tecnicismos, cómo es el protocolo de una audiencia de conciliación. A lo que él les respondió: “lo que me quieren decir es que ustedes generaron un conflicto, nos obligan a nosotros a pedir una conciliación y son ustedes mismos los que deciden si la aceptan o rechazan”. Sin reparos le dijeron que sí, que así es. “Yo no lo podía creer”, confiesa.

Fiscal Claudia Ríos y fiscal Gustavo Pirrello
Fiscal Claudia Ríos y fiscal Gustavo Pirrello

Tras ese intercambio entre Matías Luna y el fiscal Torres, Marcos Herrero pidió que se suspendiera la audiencia porque los inconvenientes técnicos de la conexión le impedían escuchar y hablar. Solicitó que se convocara a una nueva, donde pudiera defenderse presencialmente. Matías estuvo de acuerdo, el fiscal accedió y fijó fecha para una semana después. La abogada de Herrero solicitó que fueran convocados les cuatro hijes de Luna, a fin de evitar que la Fiscalía pueda usar la ausencia de algune para anular cualquier acuerdo de conciliación. “Y se supone que en esa nueva audiencia iba a estar también el fiscal Pirrello, el que armó todo este circo”, agrega Matías.

Sin embargo, no hubo nueva audiencia. “Pasó esa semana y al final me llamaron para avisarme que no iba a haber conciliación y que Pirrello iba a citar a Marcos y su abogada para informarles que la causa por estafa no seguiría”, dice el hijo de Luna.

En la primera audiencia, Matías además había hecho referencia a la causa por la que Herrero sigue preso. “Sobre las supuestas pruebas que dicen tener para culpar a Marcos de haber plantado huesos y otras evidencias, les dije que no son pruebas irrefutables ni mucho menos, que ni siquiera pueden tomarse como prueba”. Y relata un ejemplo que ilustra de qué está lleno el expediente.

“Dicen que tienen un fragmento de video de uno de los rastrillajes, donde se ve a Marcos con un chaleco y en uno de los bolsillos primero se ve un bulto y después el bulto no se ve más. Pero yo ahora puedo tener un paquete de cigarrillos en el bolsillo, vos ves el bulto sin saber si es cigarrillos, un celular o cualquier cosa; yo voy al baño y, cuando vuelvo, no ves el bulto y entonces suponés que planté algo en el baño. Son todas suposiciones, que en cualquier otra causa no sirven. Son hipócritas. Y también les dije que, a juzgar por lo que mostraron ellos en el expediente, no está para nada probado que sean de la misma persona el cráneo encontrado por Marcos en el hotel de Potrerillos y el maxilar que halló en Río Gallegos, mientras buscaban a Marcela López (también desaparecida)”, dice con firmeza Matías Luna.

Te puede interesar: Familiares de víctimas: “La detención de Marcos Herrero es un mensaje contra nuestra lucha”

Muchas preguntas sin respuestas

A mediados de 2021 la familia de Luna decidió contratar como perito de parte a Marcos Herrero. Tenían como referencia la actuación de sus canes adiestrados en causas complejas, relacionadas con crímenes impunes a manos de sectores con poder. Los hallazgos de restos y pertenencias de las víctimas en los casos de Micaela Ortega, Araceli Fulles, Marito Salto, Facundo Astudillo Castro, Carlos Rubillar y tantos otros; impulsaron a los seres queridos de Viviana a convocarlo.

Micaela Ortega, Facundo Astudillo Castro, Marito Salto, Araceli Funes y Carlos Rubillar
Micaela Ortega, Facundo Astudillo Castro, Marito Salto, Araceli Funes y Carlos Rubillar

Antes de contratarlo, habían pedido a la fiscal de instrucción Claudia Ríos (a cargo de la “investigar” la desaparición de Viviana) que desde el propio Poder Judicial convocaran a Herrero para ayudar en la búsqueda. Pero la funcionaria se negó. Por eso decidieron llamarlo como perito de parte. En ese caso la fiscal Ríos no se opuso. Acordaron honorarios de forma particular y a su vez la familia debía costear el trasladado ida y vuelta de Herrero y sus perros, quienes viven en Viedma (Río Negro), a unos 1.400 kilómetros de Potrerillos.

Les hijes de Luna hicieron colectas públicas para recaudar esos fondos, siempre aclarando que lo recaudado serviría para llevar a Herrero a Potrerillos. Con colaboración de la comunidad mendocina (que hace más de cinco años espera respuestas sobre Viviana), finalmente en septiembre el perito desembarcó en la ciudad, donde hizo una serie de rastrillajes con sus canes Yatel y Kasai . Allí encontraron (primero en un hotel abandonado del pueblo y luego en la casa de Ariel Julián, expareja de Luna y padre de sus hijes) restos óseos, objetos y papeles que podrían ser de interés para la causa.

Dos meses después, a principios de diciembre, la noticia de que otro fiscal pedía la detención de Herrero, acusándolo de haber plantado pruebas y demás graves delitos, sacudió a la familia de Luna, que inmediatamente se puso a disposición de la defensa del perito, al punto de ofrecer un domicilio propio para albergarlo en caso de que se le otorgue una domiciliaria.

En base a lo que les transmite su abogada, la familia del adiestrador confirma que finalmente el fiscal Pirrello no seguirá con la causa por “estafa”. Y aportan el dato de que en la audiencia de la semana pasada el fiscal Torres se había puesto muy nervioso ante el enojo de Matías Luna, quien negaba haber sido estafado y repudiaba el trato que le estaban dando a Marcos. Como reacción, dijeron que Torres terminó increpando a la abogada, quien no sólo le aclaró al fiscal que ella acababa de tomar la defensa del perito, sino que le manifestó que si la supuesta víctima decía que no sufrió estafa alguna, la cuestión ya parecía cerrada.

Desde el entorno de Herrero muestran satisfacción al haberse caído la causa por “estafa” gracias al testimonio de la familia de Viviana Luna, con cuya búsqueda el perito se comprometió a colaborar. Y creen que en los próximos días puede haber más novedades, ya que la defensa pedirá, en base a las “pruebas” que figuran en el expediente, el sobreseimiento en la causa en la que se lo acusa de plantar pruebas y manipular evidencias.

De todos modos, siguen con cautela cada paso que se da desde el Poder Judicial, ya que aún queda un importante trecho para lograr la libertad. Por eso Andrea Tolosa, compañera de Marcos, sigue pidiendo solidaridad y colaboración para sostener la defensa de su esposo de parte de quienes creen en ellos. Su cuenta con CBU 0000003100002534717043 está abierta para tal fin.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias